La plataforma de vecinos Madrid Nuevo Norte manifiesta su profundo malestar por el bloqueo de la operación

 

La reacción de los vecinos pertenecientes a los más de 30 colectivos y asociaciones que han trabajado conjuntamente con las partes implicadas en este macro proyecto urbanístico Madrid Nuevo Norte se ha hecho sentir a las 48 horas del anuncio del bloqueo por parte de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.  

El comunicado de la citada plataforma se emite dos días después del anuncio el pasado martes 21 de mayo de Carmena, de no celebrar un pleno extraordinario tan próximos a la cita electoral del 26M, lamentaba de esta manera: “No quiero poner en peligro el proyecto Madrid Nuevo Norte”.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, convoca el martes, 21 de mayo a todos los grupos municipales  para informarles del contenido de la Declaración Ambiental Estratégica relativa a la Modificación del Plan General de Madrid para el proyecto Madrid Nuevo Norte, remitida por la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid el día anterior.

En la reunión se contemplaba la posibilidad de convocar un pleno extraordinario para someter el expediente a su aprobación. Asistían, el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo; la portavoz del gobierno municipal, Rita Maestre; Mercedes Rodríguez por Grupo Municipal Socialista y Silvia Saavedra y Bosco Labrado del Grupo Municipal Ciudadanos; por su parte el Grupo Municipal del Partido Popular, no enviaba a ningún representante.

Tras la reunión la edil madrileña se comprometía a que la Modificación del Plan General se incluya en el orden del día en el primer Pleno Municipal ordinario que se celebre tras los comicios.  

La Declaración Ambiental Estratégica de la Comunidad de Madrid requiere textos, planos y aclaraciones complementarias “que no se pueden hacer en veinticuatro horas” añadía la Alcaldesa explicando que la nueva documentación no afecta al contenido sustantivo de la propuesta, pero que debe ser "redactada antes de proponer la elevación del expediente para su aprobación provisional por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid" realizando las aclaraciones con el máximo rigor para dotar al expediente de la mayor precisión técnica y absoluta seguridad jurídica.

Carmena añadía al término de la reunión: “Se nos exige el cumplimiento de cuatro nuevas condiciones que no se pueden improvisar y que es necesario que se analicen y se acometan bien. Todas son aceptables y todas se van a poder cumplir, pero no lo podemos hacer en veinticuatro horas”.

Se refería a cuatro nuevos informes solicitados por el gobierno regional madrileño (Vías Pecuarias, Consorcio Regional de Transportes, Dirección General de Carreteras e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid y Canal de Isabel II).

 

Reacciones de la Comunidad de Madrid

Por su parte desde el gobierno regional madrileño, su presidente en funciones, Pedro Rollán, ese mismo día, afirmaba en rueda de prensa tras el último consejo de Gobierno de la legislatura que hay tiempo "más que suficiente" para aprobar Madrid Nuevo Norte "si hay voluntad sincera".

Apelaba Rollán a la "responsabilidad" del equipo de Gobierno en la aprobación del proyecto , "que no es el original del PP, sino el que ellos han estado conformando, definiendo y dirigiendo durante la legislatura".

El Ayuntamiento es el "único responsable" de que después de 46 meses, añadía el gobernante regional en funciones, no se lleve a cabo la aprobación en pleno, "que debe tener lugar".

Así argumenta el mandatario en funciones que ha quedado de manifiesto "una táctica para dilatar" y no llevar a cabo este "proyecto de transformación y mejora" del norte de Madrid, "o que se anteponían los intereses partidistas de Podemos, Más Madrid o Unidas Podemos, en lugar de lo que importa, que es "la respuesta a las expectativas de la ciudad".

 

Los vecinos piden una "rápida aprobación" de Madrid Nuevo Norte

Los vecinos que conforman la Plataforma Madrid Nuevo Norte no han tardado en reaccionar mostrando su "malestar" a través de un comunicado. "Nos hemos quedado por enésima vez sin la aprobación de un proyecto que llevamos esperando más de 25 años".

Los más de 30 colectivos y asociaciones que lo conforman lo califican de "necesario para nuestros barrios y para la ciudad".

Como en anteriores ocasiones el proyecto se queda bloqueado "a las puertas de unas elecciones", situación que consideran "indignante" tras "todos los esfuerzos para construir un proyecto que cuenta con un consenso extremadamente mayoritario entre los vecinos y que ha sido respaldado por las principales fuerzas políticas" que al final entre todos, "no hayan sido capaces de llegar a aprobarlo".

Aluden en el manifiesto que siguen "confiando en la buena fe de todos los políticos", de cualquier signo, que en "los últimos meses nos han estado asegurando que harían lo posible para que Madrid Nuevo Norte se aprobara en esta legislatura".

Así, advierten "estar vigilantes, gane quien gane" para que las aprobaciones que le faltan a Madrid Nuevo Norte, la provisional del Ayuntamiento y la definitiva de la Comunidad de Madrid, "lleguen lo antes posible".

Madrid Nuevo Norte es "un proyecto de consenso y exigimos a los políticos que cumplan su compromiso y lo aprueben tal y como lo hemos conseguido configurar entre todos".

Este desarrollo urbanístico es el "fruto de largas y duras negociaciones, que recogen la principales demandas que hemos realizado los vecinos, participando muchos en Mesas Participativas, encuentros y distintos eventos".

Desde la plataforma y en nombre de todos los madrileños son contundentes al afirmar no estar "dispuestos a aceptar que el proyecto descarrile y se vuelva a eternizar su aprobación".

 

El periódico Vaguada, fundado en febrero de 1995, ha sido testigo y vivido de primera mano el despropósito de este desarrollo urbanístico, calificado como el más grande que se acometería en Europa en este siglo.

Una idea arquitectónica pensada desde el año 1991 desde el gobierno socialista con Felipe González como presidente; Agustín Rodríguez Sahagún, alcalde de Madrid y Joaquín Leguina,  presidente de la Comunidad de Madrid.

El proyecto arranca dos años más tarde cuando RENFE adjudica a Argentaria (actual BBVA) el desarrollo urbanístico de Chamartín.  RENFE dependía entonces del Ministerio de Fomento (Josep Borrell).

El Partido Popular gana las elecciones el 3 de marzo de 1996, y con José María Aznar a la cabeza del gobierno, el proyecto adquiere más dimensión y extensión. Se lidia durante más de 15 años con los reversionistas, anteriores propietarios de los terrenos, expropiados por el Estado para la construcción del ferrocarril. Las reclamaciones de los reversionistas estuvieron vivas en los tribunales, hasta que el Supremo decide no devolvérselas en el año 2012.

La primera denominación es la llamada “Prolongación de la Castellana”, comenzando en el 1997 la primera modificación en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, incluyendo el Área de Planeamiento Remitido 08.03 (APR 08.03) que se lleva casi otros dos años.

Con Álvarez del Manzano (PP)que se convierte en alcalde tras las elecciones municipales de mayo de 1991, tomando posesión del cargo el 5 de julio de 1991 y en la presidencia de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina (PSM-PSOE). Se pelea hasta el año 2000 con un aumento en el coeficiente de edificabilidad de 0,6 a 1,05, un cambio que se justifica para compensar todas las obras que tenían que pagar los propietarios, pero reduciendo a la mitad la superficie total del plan.

Alberto Ruiz Gallardón toma el relevo a Álvarez del Manzano, que decide no presentarse en las listas del Partido Popular (PP) en las elecciones de mayo 2003.

El 11 de marzo de 2004, primer intento de aprobar el Plan Parcial, Convenio de Gestión y Ejecución de la llamada ya "Operación Chamartín", con casi todo listo, sucede atentando del 11M y con el triunfo socialista en la elecciones generales, con José Luis Rodríguez Zapatero como presidente, de nuevo partimos de cero en el proyecto.

El 23 de diciembre de 2008 se firma el Convenio por el Ministerio de Fomento, la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, Renfe-Operadora, y la entidad privada Desarrollo Urbanístico Chamartín, S.A. (DUCH) que ostenta los derechos urbanísticos del Ministerio tras concurso.

En el 2008 salta la crisis que de nuevo desmonta el acuerdo parcial, logrado por Rodríguez Zapatero, entre Fomento y DUCH —ahora Distrito Castellana Norte (DNC), la sociedad conjunta entre BBVA y Grupo San José, promotora del proyecto.

Asistimos al comienzo de una nueva denominación: Distrito Castellana Norte (DCN). Añadido a la crisis, nos encontramos en esta época con la limitación a cuatro alturas que solicita, la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que requiere de un Plan Parcial de Reforma Interior y que no se firma hasta 2011, continuando así con el retraso del desarrollo.

Continuando como alcalde, Alberto Ruiz Gallardón que asegura haber coronado un trabajo de más de 20 años, el Tribunal de Justicia Superior de Madrid (TSJM) vuelve todo de nuevo para atrás prohibiendo los rascacielos en este plan urbanístico. Las sentencia judicial en 2013 sienta las bases del Proyecto Distrito Castellana Norte.

que se presenta oficialmente el 30 de enero de 2015, con el PP al frente de las tres administraciones.

La incapacidad de tramitación de todos los permisos, impide que se celebre pleno extraordinario para su aprobación definitiva, con  Ana Botella (PP), sucesora de Gallardón en la alcaldía madrileña, a pocos días de los comicios de 2015.

Las elecciones municipales le quitaron la Alcaldía a Botella para colocar a Manuela Carmena que gobierna con el apoyo del PSOE.

La alcaldesa presenta su propia propuesta (10 mayo 2016) "Madrid, Puerta Norte" en la que para no contradecirse con sus promesas electorales, elabora un plan que reduce el ámbito de actuación y sin rascacielos; sin contar con Fomento, ni Comunidad, ni BBVA. Fomento amenaza con exigir 700 millones si el Ayuntamiento tumba la operación y la Comunidad presenta un recurso contencioso-administativo contra el acuerdo con el que el Ayuntamiento anula este plan original.

 

La noche del 25 de julio de 2017 se anuncia a bombo y platillo la "luz verde" definitiva el nuevo proyecto "Madrid, Nuevo Norte", en pleno del Ayuntamiento de Madrid se aprueba desde el grupo municipal "Ahora Madrid", con el respaldo de los tres grupos de la oposición en el Ayuntamiento, PSOE, PP y Ciudadanos.

La puesta de largo, dos días después, con un compromiso de convertir el norte de Madrid en un gran centro de negocios en torno a la estación de trenes de Chamartín con una inversión de 6.000 millones de euros.

El Ayuntamiento de Madrid, el Ministerio de Fomento y la sociedad Distrito Castellana Norte se unen para desbloquear y comienzan a trabajar con todas las entidades, asociaciones, organizaciones y vecinos que están afectados por el desarrollo.

El proyecto, que sustituye a la denominada Operación Chamartín, se concive como la mayor intervención urbanística de Europa y pretende, según informa Agencia Efe.

Y ahora casi dos años después y de nuevo en el umbral de otras elecciones municipales, Vaguada.es se ve en la obligación de informar de otro bloqueo más. Al final, vamos a tener que añadir esta frase al refranero madrileño "Estás más bloqueado que la Operación Chamartín".