26 de September del 2018

Personas con discapacidad intelectual se ocupan de la recuperación ambiental de El Pardo

  • El proyecto municipal, implementado en 15 distritos, está financiado con cargo al Fondo de Reequilibrio Territorial
  • El EAD de Fuencarral-El Pardo está formado por 12 personas con discapacidad intelectual. Con su trabajo pretenden concienciar y sensibilizar a la ciudadanía en el cuidado del entorno.

El delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Nacho Murgui, y el concejal de Fuencarral-El Pardo, Guillermo Zapata, visitan el lunes 24 de septiembre, los trabajos que realiza el Equipo de Actuación Distrital en Fuencarral-El Pardo. Durante la visita, a la que también ha asistido el director general de la Federación de Organizaciones de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, Plena Inclusión Madrid, Javier Luengo, han podido conocer de primera mano las labores desarrolladas por estos equipos en distintos emplazamientos del distrito.

En concreto, el equipo lleva a cabo iniciativas socio comunitarias para involucrar y concienciar a la ciudadanía y al pequeño comercio en el cuidado de los espacios públicos. Además, desarrollan proyectos de recuperación ambiental, mantenimiento, mejora y adecuación del entorno urbano, etc. En definitiva, labores para mejorar las condiciones de determinados espacios públicos del distrito. 

El delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Nacho Murgui, ha destacado los buenos resultados que ha tenido desde su puesta en marcha el proyecto de los Equipos de Actuación Distrital en todos los barrios, “suponiendo una mejora enorme para la vida cotidiana”. Murgui ha explicado que los EAD emplean en la actualidad a alrededor de 200 personas en 15 distritos, aunque ha confirmado que la intención es que “el próximo año esta iniciativa se extienda a todos los distritos y de trabajo a 500 personas”.

Actuaciones en Fuencarral

Desde la puesta en marcha de este proyecto, hace un año, Plena Inclusión Madrid, se encarga de la gestión del EAD en el distrito. Un equipo formado por 12 trabajadoras y trabajadores de servicios generales, cuatro preparadores laborales y una persona encargada de jardinería intervienen en las zonas más degradadas desde el punto de vista medioambiental y urbanístico.

Para Guillermo Zapata, concejal de Fuencarral-El Pardo, “los trabajos de mantenimiento y mejora que realizan los EAD tienen sentido en la medida en que se realizan en zonas no delimitadas en firma por contratos de limpieza”. En este sentido, en espacios interbloques “estos grupos de trabajo son la única y mejor herramienta que tenemos para poder limpiar y arreglar un jardín o un alcorque”.

Así, entre las acciones desarrolladas por el EAD de Fuencarral-El Pardo se encuentran la plantación y mantenimiento de zonas verdes y ajardinadas en calles, centros educativos y otros recursos del distrito, así como la colaboración en huertos urbanos como el de Huerkarral, en el que junto a vecinas y vecinos han creado una vermicompostera. Asimismo, destaca su implicación en la realización de sendos jardines verticales, ubicados en el Centro Comunitario Guatemala y en el exterior de la Junta Municipal de Distrito de Fuencarral-El Pardo.  Para Javier Luengo, director general de Plana Inclusión Madrid, “la ventana de oportunidad que se ha abierto con los Equipos de Actuación Distrital gracias al Ayuntamiento de Madrid, lo es no solo para las personas con discapacidad intelectual, que tienen la posibilidad de acceder al mercado laboral, sino también para el conjunto de los ciudadanos”. 

Mayor presencia de los EAD

En la actualidad, este proyecto de cooperación público-social puesto en marcha por el Ayuntamiento de Madrid cuenta con la participación de 16 EAD que operan en 15 distritos y está financiado con cargo al Fondo de Reequilibrio Territorial.

Un total de 174 personas de colectivos desfavorables y en desempleo (personas refugiadas, con discapacidad intelectual, desempleados de larga duración y colectivos en riesgo de exclusión) han mejorado su situación laboral al ser contratadas por un periodo mínimo de seis meses, favoreciendo, al tiempo, su inserción social.

El objetivo es extenderlos en los próximos meses al resto de distritos, así como a la Cañada Real, para contribuir a la mejora de sus espacios más degradados y para concienciar a la gente sobre la importancia de contribuir al cuidado colectivo del espacio público. /