Jesús María Ruíz de Arriaga, “La generosidad es lo más rentable que existe”

 

Este navarro nos cuenta sin pelos en la lengua que “no hay nada imposible”. Que se lo digan a él que nada más terminar la carrera de derecho a sus 49 años, con una diplomatura de Ciencias Empresariales y experiencia en finanzas, gana un juicio (para él y sus amigos) contra el mismísimo Martinsa Fadesa. 

Procede de una familia humilde de Navarra, a los 11 años se va con los frailes y toma los votos siendo ya mayor de edad. Se sale y se ocupa de gestionar instituciones que trabajan para discapacidad intelectual, da clases en escuelas de negocios y asesora a empresas.

Dice bien alto no sólo que gana a los grandes titanes bancarios e institucionales, sino que pocas veces ha perdido un juicio contra ellos. “Los bancos ya tienen descontado el efecto Arriaga”. Este “eterno estudiante” tiene en su haber, cuatro licenciaturas (empresariales, ciencias del trabajo, ciencias del mercado y derecho). Actualmente prepara el doctorado, cursa su duodécimo master.

 

P.- Una marca con una notoriedad adquirida que parte del servicio y la generosidad hacia las personas que han sufrido una estafa en sus hipotecas por parte de los bancos. Su éxito es debido a que focalizan en la solución y no en el problema.

R.- Tenemos un trabajo muy bonito porque estamos ayudando ya a más de 100.000 personas. Hemos conseguido recuperar más de 600 millones de euros y en la mayoría de los casos no les ha costado ni un euro. Afortunadamente la justicia dice que el que “tiene la culpa paga”. Nuestros honorarios los pagan quienes han causado el perjuicio, en este caso: las entidades financieras.

P.- ¿Desde cuándo se lanza a esta aventura de ayudar a los demás?

R.- Yo comencé hace 20 años trabajando en la gerencia de Fundaciones para personas con discapacidad intelectual. Ahí me ocupaba de la gestión de estas instituciones, de su educación, ocio, vacaciones, sanidad, etc. Antes, fui fraile, de lo que probablemente viene mi vocación.

P.- ¿Cómo inicia el proyecto de Arriaga Asociados?

R.- Bueno, en la vida realmente no decides muchas veces lo que vas a hacer, sino que una cosa te lleva a otra. En ese momento tenía que afrontar un cambio en mi vida, con los ingresos que tenía no era suficiente para vivir y además acumulé algunas deudas de alguna compra inadecuada. Me dije, tengo que buscarme una nueva profesión. Entre una de mis carreras tenía derecho y como abogado podía empezar una nueva vida y así hice.

P.- El primer producto y por el que se dan a conocer son ¿las preferentes?

R.- Fue por casualidad, yo estaba reclamando lo mío, con Martinsa Fadesa que estaba en concurso de acreedores y no me devolvía el dinero de la compra-venta de casas que no terminaron. Vamos, me veía que lo perdía todo. Un poco “loco de la colina” gané el juicio para mi y mis amigos, entonces gratis, porque todavía no me dedicaba a esto de la abogacía. Con mi mujer, vimos que nos podíamos profesionalizar y ayudar a más gente. De golpe, en un mes, obtuvimos trabajo para un año. Fuimos rápidos y aprovechamos el impulso de Internet en el que mi esposa es bastante hábil y que era una publicidad muy barata con mucho retorno.

La siguiente cuestión fueron las preferentes de Bankia y de todos los bancos. No había jurisprudencia clara, nada lo era. Como todo lo que hemos empezado, nos llamaban locos por ir a por un Banco que salía a bolsa. Se entiende que el que juega en bolsa sabe que puede perder, y yo contestaba: sí pero eso no justifica que te puedan estafar. Si te engañan con la verdad de la empresa, te juegas y apuestas cómo evolucione, pero no que estuviera Bankia ya en quiebra y que ellos ya sabían que ibas a perder tu inversión. Luego, ampliamos a las cláusulas suelo, los gastos notariales, etc…

P.- Ahora mismo en el ranking de los principales despachos de este país están entre los 10 más grandes e incluyendo multinacionales en el puesto décimo cuarto, según el diario Expansión. ¿Cómo se hace para llegar en seis años a este crecimiento tan meteórico?

R.- Había una demanda oculta, estoy convencido que si no hubiera existido Arriaga Asociados con este modelo de negocio y el afán de servir a los ciudadanos, las cajas y bancos se hubieran ido “de rositas”. Hemos apostado mucho por la comunicación, por contarle a la gente que tiene derechos, que puede recuperar su dinero. Nuestro claro objetivo pasa por acercar la justicia a la gente. Abrir oficinas en centros comerciales, como ésta, es una apuesta de proximidad, de decirles: usted entre y pregunte qué puede reclamar, de qué manera, cómo, qué costo puede tener… No había mercado, pero con información certera lo hemos generado.

P.- ¿El español tipo tiene por costumbre reclamar?

R: No, de eso se aprovechan los bancos, las grandes empresas, las instituciones. De alguna manera u otra a todos los españoles no están haciendo alguna trampa de tipo económico y no siempre nos damos cuenta. En otros casos, siendo conscientes que nos están engañando, no nos atrevemos a reclamar porque nos sentimos impotentes ante los grandes bancos, las compañías multinacionales, los poderes públicos...

Arriaga es la punta de lanza de un modelo de abogacía donde la gente podrá defenderse. Con el tiempo se implantará y no seremos los únicos.

.- ¿Cómo logran acercarse al ciudadano de a pie? Su principal cliente. P

R.- Buscando ubicaciones con gran afluencia de público, como este supermercado Carrefour de San Sebastián de los Reyes, que es donde están los que necesitan la ayuda. Salen de hacer la compra y probablemente inmediatamente son atendidos por un abogado, sin ningún tipo de gasto, sin tener que pedir hora, sin esperar. Cuando viene el cliente a la segunda visita según la decisión que tome y con toda la documentación ya nos ponemos en marcha.

P.- En los Centros comerciales ¿abiertos todo el año?

R.- Los 365 días, sin descanso, solo hemos cerrado en Navidad y Año Nuevo, como los periódicos. Y el horario, fíjate, aquí y en Isla Azul, de 10 a 22 horas ininterrumpidamente al estar en un centro comercial. Lo que queremos es dar el asesoramiento gratuito según necesidad, que se analiza caso por caso.

La prueba piloto de Isla Azul salió muy bien y por eso nos hemos lanzado a toda España queremos seguir capilarizando al máximo, en esta línea de los centros comerciales. Tenemos oficinas grandes en las principales capitales de provincia, pero las de los centros comerciales facturan muchísimo más. Isla Azul y Sanse se posicionan entre los cinco centros de más facturación de Arriaga. Esto es porque son cercanos al cliente, te atiende un abogado, no un vendedor, le cuentas sus posibilidades y el decide si quiere que se lo llevemos nosotros, pero no le perseguimos con técnicas de marketing ni nada. Los resultados están ahí, si no fueran ciertos, ya habría reclamado los bancos por publicidad engañosa.

P.- Servicio gratuito, sin trampa, ni cartón.

R.- Nunca cobramos por asesorar. Cuando el cliente decide lo que debe hacer le cobramos una cantidad simbólica de gastos mínimos para coste de apertura de expediente (140 euros) y después esperamos a cobrar del que ha causado el perjuicio.

P.- Y aquellos que se encuentran en tal situación de infortunio que ni tan siquiera tengan esos 140 euros disponibles porque, por ejemplo, tienen que utilizarlo para llenar el frigorífico.

R.- En Arriaga Asociados no pagaría, cuando uno está atrapado con deudas, con intereses, con cero ingresos, aunque sería una inversión para ganar dinero en un futuro, ese dinero lo necesitas hoy, y no puedes prescindir de él, no lo puedes utilizar, tienes que comer primero. Nosotros lo tenemos muy claro, no pasa nada, ya le cobraremos al banco cuando toque. Cuando uno está atrapado, aunque es una inversión a futuro, pensamos que no puede, con lo que “le cobramos al banco”-.

P.- ¿Esto es así? ¿Le cobran al que ha cometido el perjuicio?

R.- Los gastos hipotecarios que estamos recuperando de media rondan entre los 3000 y 4000 euros, en el caso de la cláusula suelo se multiplican por dos o por tres. Conseguimos en torno a 10.000-15.000 euros a coste muy bajo, es una gran inversión.

P.- Otros despachos que realizan este tipo de gestiones normalmente van a comisión de lo que posteriormente recuperan.

R.- No, en nuestras tarifas dejamos muy claro que el cliente que lo que se recupere es para él, nuestros honorarios en caso de gastos de hipoteca y cláusula suelo se lo tratamos de sacar al banco. Es algo sencillo y es rentable para nosotros, somos uno de los despachos que más factura en España y en cuanto a volumen de clientes posiblemente el que más de toda Europa.

Lo hemos hecho a base de ganar todos los juicios, un 99 % de éxito, esto te lo garantiza todo. Es rentable ayudar a la gente. Así, tras seis años de andadura.

P.- El tema de cláusula suelo ¿es verdad que los bancos sin reclamar el cliente están devolviendo el dinero ya?

R.- No es verdad, los bancos no están devolviendo en términos generales ni cláusulas suelo, ni gastos hipotecarios, por lo menos no de manera masiva. Cada día llegan nuevos aluviones de gente, porque les han rechazado su solicitud de devolución o porque la cantidad no les cuadra y tenemos que revisarlo. Nosotros ahora tenemos 57 oficinas por toda España y algunas de ellas colapsadas, tenemos a veces que dar citas para tres semanas, por eso seguimos abriendo oficinas para poder seguir dando servicio a todo el mundo que lo requiera.

P.- ¿Qué servicios ofrece Arriaga Asociados?

R.- Los productos cláusula suelo y reclamación de gastos hipotecarios es el noventa y largos por ciento del servicio que estamos dando. El resto de servicios:  accionistas Banco Popular, plusvalía, gente que ha comprado una vivienda sobre plano y no se la hayan entregado, temas con compañías de seguros que no quieren hacerle frente, preferentes, accionistas que no han recuperado su dinero.

P.-Reclame sin asumir riesgos, la cláusula suelo y gastos hipotecarios. Es uno de sus eslóganes más contundente.

Y una realidad, es una de nuestras condiciones, que el cliente no se enfrente al riesgo de perder un juicio porque en ese caso Arriaga asume las costas de juicio en caso de perder.

P.- Jesús María Ruiz de Arriaga, un gran emprendedor.

R.- Los emprendedor nacen de media a los 51 años, aunque se piense lo contrario. Es lógico, acumulas un bagaje, contactos, know-how de los años de profesión y sobre todo criterio y una gran necesidad de emprender. A esta edad la oportunidad de encontrar un trabajo es casi imposible. El éxito que hemos tenido me ha sorprendido y más que pocos seguidores hemos tenido. Arriaga Asociados ha señalado el camino a mucha gente, ha habido algunos despachos que han intentado hacer algo parecido, pero, no se lo han terminado de creer.

P.- Como emprendedor, ¿ha asumido riesgos?

R.- Si tomas decisiones tan radicales como las que hemos ejecutado sin haberlo calculado es un poco temerario. Pero, nosotros en realidad siempre sabemos, prevemos el resultado porque lo hemos analizado bien. Por ejemplo, medimos mucho el retorno en nuestra mayor inversión que es la comunicación. Hacemos muchas pruebas, vemos cómo funcionan los medios y soportes en los que invertimos, hemos ido incrementando gradualmente. Nuestro presupuesto publicitario es más alto que el total de todo el sector. Gastamos más que los 95.000 despachos que hay en España.

P.- Todo resultados positivos.

R.- Sí, las cuentas de explotación que son positivas y la gran expansión que estamos realizando, financiando nuestro trabajo a nuestros clientes y sin ningún apoyo por parte de los bancos para darnos financiación.

Lo hacemos todo con recursos propios, y todo va bien. Ha ayudado mucho que mi hobby sea la formación. No son los conocimientos los que me ayudan, sino la predisposición a enfrentarme a problemas complejos. Los ejercicios que me manda el profesor a diario me plantean retos. Se me olvida mucho lo que estudio, pero aprendo a gestionar la incertidumbre, ejercitándola.

Pero, lo más positivo, es tener un medio de vida y en el que ayudes a los demás. Es lo mejor que te puede pasar.

P.- ¿Es rentable la generosidad?

La generosidad es lo más rentable que existe. Tú puedes plantearte ganar quitando a los demás. Puedes ser generoso sin pensar en ti, eso también es un error, que además perjudica al que recibiría la ayuda, porque tu capacidad se acaba pronto.  Ser generoso con los demás y contigo mismo es lo apropiado. Planteamos un modelo de negocio en el que damos un servicio y lo ponemos en valor. Además, cobramos el servicio a un tercero, el que ha hecho el daño.

P.- ¿Las preferentes? ¿Es la punta del iceberg de esta saga de estafas bancarias a particulares?

R.- Las preferentes fueron más sangrantes porque fueron presuntas estafas y robos a personas mayores, que actualmente son las que tienen el dinero gracias a estar ahorrando toda su vida. Los jóvenes solo tienen deudas. Los bancos aprovechándose que tenían toda la información personal, toda la confianza, “un abuelo con que le escuches y le hagas caso, ya te le has ganado y confía en ti”. Les engañaron en la comercialización, diciéndoles que era un plazo fijo, cuando eran inversiones de alto riesgo y de cero liquidez. El gobierno no lo quiso resolver, ofreció una forma de arbitraje en el que solo devolvieron al que había invertido poco dinero, pero, al que tenía más no se lo devolvían y tenía que denunciar. Por ley de vida algunos ancianos agotarán su vida antes de que se celebre el juicio. Nos sentimos satisfechos porque ahí recuperamos muchísimo dinero para nuestros mayores, cientos de millones.

P.- ¿Es lo mismo con la cláusula suelo?

En la cláusula suelo hay una asimetría de la información, en la que tú no tienes ni idea y ellos se aprovechan de ello. Yo, como economista sé que los tipos de interés a largo plazo se pueden prever, en el mercado de los derivados se sabe que van a bajar los intereses. Esas previsiones se sacan con el cálculo de muchas variables, pero se sabe. Sabiendo que los intereses no subirían, sino que bajarían, te ponían una cláusula suelo alta a cambio de que te ponía una cláusula techo que nunca llegaría. Al final, aunque el ciudadano tenía un interés tipo variable, en caso de bajar, no se le aplicaría y se le cobraría un interés más alto.

Con la situación de crisis se sabía que el dinero iba a estar en un 1% o incluso un 0%, las cláusulas suelo hablan de un tipo de interés mínimo que te voy a cobrar, en muchos casos un 4 %, por lo que por mucho que baje el interés (a 0%) el banco te sigue cobrando un 4 %.

Los bancos han estado ganando al dinero un cuatro por ciento o más, eso es un abuso si no se lo has explicado bien antes. Se aprovechan de la ignorancia del cliente y de la necesidad de financiación que tiene y no vale que lo ha explicado el notario, porqué él no dice que es abusiva. Por más que baje el Euribor, tu siempre pagas el mínimo que figura en tu clausula suelo. Pero al final el Tribunal Supremo ha hecho justicia para poner freno a estos abusos.

P.- ¿El decreto ley aprobado por el gobierno ayuda a los afectados por las cláusulas abusivas en las condiciones de las hipotecas?

R.-  No facilita en grado alguno el recuperar el dinero. Solo establece un sistema para que los bancos te puedan marear un poquito de acuerdo con sus conveniencias. En el decreto te dice que si quieres puedes reclamar, el banco no tiene ninguna obligación de hacer nada, ni de calcular nada, ni de devolverte. Lo único que viene a decir es que si el banco está en disposición de devolver lo puede hacer, pero si no quiere devolvértelo ni contestarte, lo puede hacer impunemente. Este decreto no compromete a nada, deja todo en la voluntad del banco. Una reclamación de Arriaga tiene más probabilidad porque suele ganar los juicios. Los bancos ya han descontado el “efecto Arriaga”, saben que lo que venga de nuestro despacho lo tienen que pagar.

Vamos por lo civil porque, más que castigar a los culpables, queremos salvar a los inocentes.

Las cifras de Arriaga Abogados en seis años de trayectoria:

- 10.000 clientes nuevos cada mes últimamente.

- 100.000 personas ya atendidas y representadas.

- Página web tiene más de 200.000 visitas mensuales, 1 millón de visitantes únicos en lo que va de año.

- En el Ranking de Expansión entre los 10 más grandes de los despachos españoles e, incluyendo multinacionales, en el puesto décimo cuarto. En España hay más de 95.000 despachos de abogados.

- 600 millones de euros recuperados y en la mayoría de los casos no les ha costado ni un euro a sus representados.

- Recuperan en reclamación de gastos notariales entre los 3000 y 4000 euros, en el caso de la cláusula suelo se multiplican por dos o por tres. Se consiguen en torno a 10.000-15.000 euros a coste muy bajo. Para personas en riesgo de exclusión social o dificultades económicas, a coste cero.

-En los pleitos, un 99 % de éxito en el último año.