Los vecinos de Madrid deciden como quieren rehabilitar sus plazas #vota11plazas

Fuencarral-El Pardo, 21 oct 2017.- Se trata de una iniciativa del Ayuntamiento de la capital para dar la oportunidad a los vecinos de elegir entre los proyectos finalistas del Concurso de ideas cuál quieren para su #barrio. La plaza ubicada en el Parque de La Vaguada forma parte de una de las 11 plazas motivo de remodelación próximamente en la ciudad de Madrid.

Las urnas permanecen abiertas hasta hoy 22 de octubre a las 19 horas. Tenéis un punto al ladito de la Junta Municipal Fuencarral - El Pardo y otro en la esquina de la Churrería La Madrileña (esquina Monforte de Lemos con Betanzos). Tú decides cómo quieres tu barrio.

Aquí podéis votar online: https://decide.madrid.es/vota/rehabilitacion-plaza-vaguada

Aquí podéis ver todos los proyectos finalistas de Madrid. Los de la plaza del Parque de La Vaguada se llaman: NATURNAH y LA GRAN PERGOLA. En este enlace podéis ver todos los detalles.

https://www.coam.org/es/servicios/concursos/concursos-ocam/remodelacion-11-plazas-periferia-madrid

 

Video informativo periódico Vaguada: https://www.facebook.com/GrupoVaguadaOficial/videos/871538366336756/

 

MEMORIA DESCRIPTIVA DE LOS DOS PROYECTOS FINALISTAS: NATURNAH y LA GRAN PERGOLA

PROYECTO X: NATURNAH: "PLAZ-ER" Plaza de la Vaguada (Fuencarral)

RESUMEN MEMORIA

naturnah es un vocablo alemán que se podría traducir como próximo a lo natural. Este podría ser el adjetivo que define una propuesta que propone una rehabilitación de la zona del estanque del parque de la Vaguada. Adoptando un lenguaje formal contemporáneo, alejándose de la rigidez y del clasicismo arquitectónico de la arquitectura que preside el escenario, se pretende una integración de la zona del estanque en un parque de formas orgánicas que se extiende hasta la explanada del templete a través del bosque de pinos.

El nuevo estanque cerrará la plaza rectangular de acceso a los distintos equipamientos, e irá deformándose en formas orgánicas que dialogan con las masas arbóreas de pinos que descienden. Dispondrá para su mantenimiento de un sistema de depuración sostenible, manteniendo el agua cristalina y limpia de algas y malos olores. El borde del estanque será de hormigón blanco, e irá ganando altura debido a la ligera caída del terreno hasta conformar un banco continuo donde sentarse a la sombra de una nueva pérgola.

En su parte superior, se ensanchará hasta conformar una superficie que recuerda una gota de agua y donde se plantean surtidores de agua. Esta superficie ligeramente cóncava y con pendiente hacia el estanque, permitirá compensar las pérdidas de agua producidas por la evaporación, al mismo tiempo que ofrece una superficie de juego donde los niños pueden bañarse en épocas estivales.

Toda la superficie de actuación se pavimentará con un hormigón poroso, que drena las aguas pluviales alimentando el subsuelo urbano, tan maltratado en nuestras ciudades. Al mismo tiempo al presentar colores claro, el pavimento de hormigón absorbe la luz y almacena menos calor de la radiación solar, reduciendo así el efecto isla de calor. La superficie de hormigón presentará una isla para la ubicación de una zona de juego infantil, que se cubrirá con virutas de madera, como pavimento de protección de caídas.

Varios pequeños islotes más, cubiertos con virutas de madera, vendrán plantados con árboles de hoja caduca, que den sombra durante las épocas de calor, y dejen pasar el sol en invierno. El pabellón existente junto al estanque se rehabilitará para albergar un café donde encontrarse en días soleados. Una plataforma de madera se adentrará en el estanque, ofreciendo una panorámica privilegiada donde tomar un café, o simplemente tumbarse al sol.

Los caminos sinuosos que bajaban por el bosque de pinos se completarán cerrando con formas orgánicas la superficie de pradera plantada de pinos, extendiendo la masa de pinos y acercándola al nuevo estanque. Bancos curvos multiplicarán las superficies de bancos a la sombra. Los aparatos de gimnasia se trasladarán junto a esto bancos curvos, desde donde padres y abuelos podrán observar cómo juegan sus pequeños.

Nuevas rampas darán acceso a personas con movilidad reducida desde el paseo de la Vaguada, completando los accesos al futuro teatro remodelado, y desde la avenida Monforte de Lemos, abriéndose al barrio del Pilar y al centro comercial.

El parque de la Vaguada, que naciera como espacio verde de disfrute vecinal gracias al movimiento vecinal de “La Vaguada es nuestra”, necesita hoy tras unos treinta años de existencia de una reflexión de carácter general y de una rehabilitación de carácter parcial que lo configure como el principal punto de encuentro intergeneracional del populoso Barriada del Pilar.

Análisis programático del parque existen de la Vaguada

El parque de la Vaguada presenta 5 zonas diferenciadas por su uso: - la explanada frente al templete rodeada de zonas de juego infantil y donde se encuentra un quiosco - el bosque de pinos: elemento paisajístico de transición entre la explanada y el estanque - el estanque, en torno al cual se concentran los accesos a diversos equipamientos como la biblioteca José Saramago, piscina, teatro Madrid…y se encuentra la zona dedicada a mayores con los aparatos de gimnasia. - La zona deportiva paralela al paseo de la Vaguada - El eje que conecta la explanada con el estanque: presenta una secuencia de parterres y plazas con fuentes.

El parque se completa con paseos provistos de arboleda y mobiliario. De las cinco zonas principales es la del estanque, la que merece un replanteamiento y reconfiguración. Como se puede leer también a través de las opiniones de sus usuarios, dicha zona presenta fundamentalmente las siguientes carencias:

problemas de accesibilidad: siendo además donde se concentra los aparatos de gimnasia para personas mayores. - el estanque presenta problemas de seguridad y mantenimiento. Poca interacción con los visitantes, no permite el contacto con el agua. - falta de sombra y vegetación tanto en la explanada de acceso a los equipamientos como en torno al estanque. - ausencia de zona infantil: debido a los horarios laborales actuales, son muchas las personas mayores que llevan a sus nietos al parque. Una zona de juego infantil junto a la zona de gimnasia habilitada para personas mayores permitiría el uso simultáneo de abuelos y nietos. - Mobiliario reducido y en malas condiciones: sería necesario aumentar la superficie para sentarse, sobre todo a la sombra del arbolado para la contemplación de la superficie acuática. - Cafetería o quiosco: que permita el encuentro de distintas generaciones y donde poder tomar algo junto a la superficie de agua.

Análisis paisajístico:

Un oasis en el distrito Fuencarral-El pardo

La posición rehundida del espacio en torno al estanque, recuerdo paisajístico de una vaguada, permite el retiro y el aislamiento del ruido metropolitano de las transitadas avenidas con lo circundan. La concentración del agua en el punto más bajo, posición lógica en una vaguada, permite la contemplación sosegada y el reflejo de la arcada clásica del edificio público multifuncional.

El bosque de pinos con sus sinuosos caminos traslada al visitante a un entorno natural lejos del estrés diario de la ciudad. Todos estos valores, intrínsecos en el diseño original del parque, son los que necesitan ponerse en valor y complementar con usos y un lenguaje contemporáneo que rejuvenezca este espacio de encuentro.

La Vaguada, la presencia del agua

Como el propio nombre del parque indica, el espacio público en cuestión se encuentra en lo que era parte de una vaguada, por la cual discurría el arroyo de la Veguilla. La urbanización y crecimiento de nuestras ciudades, como es el caso de Madrid, va “tapando” o eliminando las trazas originales que definían el paisaje.

Solamente a través del estanque sigue presente el agua, en un paisaje que venía configurado y caracterizado por su presencia. Es por ello, por lo que el agua forma parte y debe seguir formando parte de la identidad y del paisaje cultural de este espacio público. El estanque existente Su geometría rectangular y rígida de enormes dimensiones le subordina y aproxima al edifico público multifuncional, formando parte del paisaje urbano.

Los problemas de mantenimiento, así como la imposibilidad de su uso para el disfrute de los niños, lo sitúan en cuestión dentro del replanteamiento de la zona. Su distancia hacia las masas arboladas, especialmente al magnífico bosque de pinos, lo aíslan y lo separan de un público que busca un lugar sombreado y fresco donde sentarse.

naturnah es un vocablo alemán que se podría traducir como cercano a lo natural.

Este podría ser adjetivo de una propuesta que propone una reelaboración de la zona del estanque, pero adoptando un lenguaje formal contemporáneo, alejándose de la rigidez y del clasicismo arquitectónico, para integrarse en un parque de formas orgánicas que se extiende hasta la explanada del templete a través del bosque pinos.

Un estanque sostenible

El nuevo estanque seguirá conformando la plaza rectangular de acceso a los distintos equipamientos, y marcará el inicio una la zona ajardinada. Mediante su deformación evolucionará de la linealidad de la plaza a formas orgánicas que dialogan con las masas orgánicas de pinos que descienden hacia el estanque. Dispondrá para su mantenimiento de un sistema de depuración sostenible, que lo aproxima en su comportamiento a una laguna natural. Con un filtro biológico a base de una granulometría adecuada y plantaciones adecuadas, mantendrá el agua cristalina y limpia de algas y malos olores. El actual estanque presenta problemas de mantenimiento, agua turbia y problemas de olores.

El nuevo estanque presentará un sistema de depuración natural en lugar de utilizar productos químicos, pasando a considerarse un estanque sostenible. Para garantizar la transparencia del agua se evitará la proliferación de algas unicelulares, responsables de enturbiar el agua. Para ello, se dotará de un filtro biológico que transforma el amoníaco NH3 principal nutriente de las algas), en nitrato, NO3 mediante la aportación de oxígeno. El nitrato es perfectamente asimilable por las plantas superiores que lo absorben y lo eliminan del sistema de forma que no esté disponible para las algas.

Se dotará de un filtro formado por una serie de gravas estratificadas sumergidas en el flujo de agua. Nenúfares adornarán la superficie de agua aportando cierto romanticismo. Superficie con surtidores de agua: baño para los más pequeños En su parte superior, el borde de hormigón blanco que delimita el estanque se ensanchará hasta conformar una superficie que recuerda una gota de agua y donde se plantean surtidores de agua. Esta superficie ligeramente cóncava y con pendiente hacia el estanque, permitirá compensar las pérdidas de agua producidas por la evaporación, al mismo tiempo que ofrece una superficie de juego donde los niños pueden bañarse en épocas estivales.

Una sombra frente al ingreso de edificio multifuncional: la pérgola

La plaza de ingreso a los distintos equipamientos no presenta actualmente ningún sitio de sombra en el que sentarse al exterior en los días soleados y calurosos. Se propone la ejecución de una pérgola que genere una sombra agradable en la que sentarse junto al nuevo estanque.

El borde elevado del estanque ofrecerá un banco lineal continuo que se complementará con una serie de bancos prefabricados en hormigón esparcidos aleatoriamente donde poder literalmente tumbarse bajo la sombra. En este sentido, la pérgola no se entiende como un espacio de tránsito, sino como una zona de estancia y relajación frente a los distintos equipamientos para jóvenes, estudiantes y otros usuarios de la biblioteca.

Un pavimento continuo: hormigón drenante Toda la superficie de actuación se pavimentará con un hormigón poroso, que drena las aguas pluviales alimentando el subsuelo urbano, tan maltratado en nuestras ciudades. Al mismo tiempo al presentar colores claro, el pavimento de hormigón absorbe la luz y almacena menos calor de la radiación solar en comparación con los materiales más oscuros, tales como asfalto convencional, reduciendo así el efecto isla de calor.

Zona de juego infantil

La superficie de hormigón presentará una isla para la ubicación de una zona de juego infantil, que se cubrirá con virutas de madera, como pavimento de protección de caídas. Su ubicación junto a los aparatos de gimnasia para mayores, permitirá el uso simultáneo de mayores y pequeños

Cafetería:

Rehabilitación del pabellón El pabellón existente junto al estanque se rehabilitará para albergar un café donde encontrarse en días soleados. Una plataforma de madera se adentrará en el estanque, ofreciendo una panorámica privilegiada donde tomar un café, o simplemente tumbarse al sol.

Nuevas plantaciones:

la deseada sombra El bosque de pinos se acercará al estanque a través de la extensión de sus praderas con formas orgánicas. Varios alcorques con formas orgánicas en torno al café y cubiertos con virutas de madera, vendrán plantados con árboles de hoja caduca, que den sombra durante las épocas de calor, y dejen pasar el sol en invierno. Un cedro monumental será el único árbol de hoja perenne junto al agua. La zona infantil también presentará arbolado de hoja caduca.

Mobiliario

Al mobiliario bajo la pérgola se unen sendos bancos lineales laterales al estanque al borde de los taludes. Ya en la parte superior del estanque, bancos curvos a la sombra de los pinos permitirán observar la panorámica del estanque con la arcada arquitectónica como telón de fondo. Los aparatos de gimnasia se trasladarán junto a esto bancos curvos, desde donde padres y abuelos podrán observar cómo juegan sus pequeños.

Iluminación

La iluminación existente vendrá sustituida por farolas contemporáneas que sintonicen con la nueva imagen de esta zona del parque.

Accesibilidad

La topografía del parque, que recuerda a su origen paisajístico como vaguada, presenta desniveles importantes con respecto a las transitadas avenidas que lo circundan. Ello permite el retiro placentero alejado de los ruidos del tráfico diario, pero necesita para su accesibilidad de la construcción de nuevos recorridos de ingreso que sean accesibles a personas con discapacidad. Para ello se plantean, dos ingresos, uno desde el paseo de la Vaguada y que viene a completar los accesos para personas con discapacidad al futuro teatro remodelado, y un segundo desde la avenida Monforte de Lemos que se abre al barrio del Pilar y facilita el acceso desde el centro comercial.

 

PROYECTO Y: LA GRAN PERGOLA DE EL PARQUE DE LA VAGUADA

RESUMEN MEMORIA

Se sitúa en el centro del barrio del Pilar, a espaldas del centro comercial homónimo. Es un lugar que frecuentan los vecinos de la zona, tanto para pasear, como para hacer uso de los equipamientos culturales y deportivos a los que da acceso. Esta dualidad es la principal característica del parque: concentra zonas urbanas, como la plaza de la Vaguada y los principales equipamientos del distrito, con áreas de vegetación frondosa, así como el acceso al Teatro de Madrid. Actualmente el parque se encuentra deteriorado por falta de mantenimiento. Sin embargo, la configuración general funciona porque hay zonas que están sobreutilizadas y es un parque muy querido por los vecinos.

Si bien es cierto que actualmente, los puntos fuertes del parque se ven opacados por todas las carencias y algunos aspectos deficitarios que vecinos y usuarios habituales del parque de la Vaguada y su plaza han dado a conocer en las diferentes fases y encuestas de la participación ciudadana. Este proyecto rellena los vacíos que existen actualmente, mediante la utilización de una gran pérgola que aúna todos los aspectos de la propuesta, otorgándole a esta identidad y singularidad.

El proyecto no sólo es visualmente atractivo: resuelve rincones y espacios intersticiales que ahora potencian el carácter verde, abierto y plural del parque de la Vaguada, resultando más agradable y atractivo a sus usuarios. La gran pérgola acoge un nuevo estanque, reconvertido a una fina lámina de agua con fuentes transitables. Además, potencia el crecimiento de nuevas masas arbóreas, mediante la incursión de éstas bajo la superficie de chapa metálica. Las zonas abiertas quedan conectadas mediante nuevos caminos o rampas, así como las vías ya existentes se ensanchan.

La terraza de la biblioteca y la piscina potencia su uso como lugar de estancia y como conexión, abriendo un paso transversal norte-sur por detrás del teatro que enlace las grandes vías colindantes. La zona del teatro se reordena y dignifica su entrada, otorgándole conexión con las otras zonas de la propuesta, como son la banda activa, las diferentes zonas de niños y la zona más frondosa del parque. La banda activa está situada estratégicamente para no entorpecer otros usos y que sus usuarios accedan a ella a través de los demás espacios del parque, pero siempre ligada a la calle, por ser el programa más vital de la plaza. La gran altura de la pérgola metálica permite que incluso desde esta zona más elevada, todo el espacio esté unificado y exista una sensación de entidad, sin interrumpir la identitaria fachada de los soportales en ningún momento.

La Centralidad de La Vaguada hasta hoy

Encaje urbanístico e imaginario colectivo Ubicado en un viejo salar, el parque de la Vaguada nace en los años 80 en contraposición al primer centro comercial de España y gracias a la lucha vecinal bajo el grito “La Vaguada es nuestra”. Urbanísticamente, su emplazamiento no le ha facilitado mucho el progreso: el paso de la M-30 le aleja de los edificios situados al norte y la avenida Monforte de Lemos también es una avenida de grandes dimensiones que dificulta la llegada al parque.

Además, el parque se ha desarrollado dándole la espalda al Centro Comercial, mas ahora son dos gemelos de dimensiones similares que no se hablan entre ellos. El diseño de este parque no ha sufrido grandes modificaciones desde su creación. Precisamente por esto, la identidad del parque se ha ido perdiendo y su imagen, en consecuencia, degradando. Actualmente el parque presenta un déficit de mantenimiento y su estado es parecido al de una infraestructura en abandono.

La reforma de la plaza de la Vaguada ha de materializarse físicamente, pero también ha de reparar la imagen de este parque que el imaginario colectivo del barrio del Pilar tiene. La cantidad de arbolado de la que se dispone y la aglomeración de equipamientos culturales en torno a este parque crean unas condiciones óptimas para el éxito de esta plaza, que ya es un hito de referencia en el barrio de El Pilar, pero podría convertirse en un lugar mucho más agradable, frecuentado y útil para los vecinos.

Estado actual y problemas identificados por los ciudadanos Son diversos los problemas que afectan al estado del parque de la Vaguada y que no permiten que sus diferentes zonas sean utilizadas por los usuarios al máximo rendimiento, y que podrían resumirse en la importante falta de mantenimiento que sufren las instalaciones como el estanque; problemas de aglomeración en ciertas áreas e infrautilización de otras; el importante obstáculo que suponen las diferentes alturas de la plaza y cómo afectan éstas a su accesibilidad, así como la inseguridad nocturna o la circulación transversal.

Es interesante cómo a pesar de la gran escala del parque, los diferentes equipamientos que en él confluyen y el amplio rango de edades de los usuarios, las diferentes ideas volcadas en la participación ciudadana que se han realizado plantean una serie de soluciones claras acerca de qué necesita la Vaguada. La mayoría de las opiniones coinciden en conservar el elemento agua, ya sea por medio de un nuevo estanque o en forma de fuentes transitables. Además, los vecinos expresan que, a pesar de la enorme cantidad de arbolado, son necesarias más zonas de sombra. El Teatro de Madrid, ahora cerrado, necesita ser puesto en valor para funcionar como foco cultural del barrio.

Estrategia y catálogo de soluciones

Objetivos de la propuesta: ¿qué conseguimos? La propuesta logra varios propósitos, utilizando los recursos disponibles de la forma más eficaz posible y teniendo en cuenta las limitaciones, pero también los puntos fuertes del parque de la Vaguada. El objetivo principal es hacer del parque un lugar más agradable en su conjunto y también en todos sus rincones. También buscamos convertir el parque en un lugar singular, con una identidad propia que aporte identidad en una ciudad con un gran número de parques urbanos.

Mediante diferentes elementos, como son una gran estructura metálica y acciones como la reinterpretación del actual estanque, mejoramos el confort de la plaza con una construcción que se inserta de manera elegante en el actual encaje de equipamientos. También mejora la conexión con su entorno próximo y ofrecer soluciones a la deficiente accesibilidad que hoy se encuentra. La gran pérgola es un proyecto de dos escalas: por un lado, se integra en el conjunto de proporciones monumentales de la plaza de la Vaguada. Al mismo tiempo, la gran pérgola es un elemento que unifica los diferentes desniveles que el parque posee, siendo una construcción que acoge y recoge al arbolado y a las personas que bajo su cubierta transitan.

La gran pérgola

Esta gran estructura metálica de 13,5m de altura y cubierta de chapa perforada grecada es un elemento singular que dota a la plaza de una identidad propia, única. Su altura es consecuencia de la gran escala de todos los edificios que rodean al parque. La pérgola es el vínculo entre la escala monumental de los equipamientos y de la plaza, y la escala humana, que se encuentra más cómoda junto a los árboles.

La gran pérgola es una respuesta a las diferentes alturas que tiene el parque de la Vaguada, ayudando a ordenar los diferentes usos y convirtiéndolos en un conjunto bajo la sombra recortada de la estructura. Ésta trata por igual a todos los usuarios, independientemente de la altura en que se encuentren situados, e invita a acercarse y conocer el parque, siendo su función prioritaria la de aunar las diversas zonas y actividades que se realizan. Además, no rivaliza con el arbolado, si no que las zonas verdes se introducen bajo la pérgola, proporcionando un clima mucho más agradable y una sombra de mayor calidad bajo la que sentarse.

El nuevo estanque

Consideramos el agua como elemento ligado a la imagen del parque de la Vaguada, y dadas las características y emplazamiento de la plaza, se estima necesaria una lámina de agua que precise de bajo mantenimiento e invite a los usuarios a disfrutarla. Por ello, reinterpretamos el actual estanque, aportándole practicidad y un uso mediante unas fuentes transitables a presión que, si bien proporcionan una presencia constante del agua, no necesita de un mantenimiento intensivo en comparación a otras soluciones.

El nuevo estanque proporcionará además el sonido de agua en movimiento, lo que actuará como barrera acústica ante el tráfico de las vías cercanas. Este tipo de fuentes a presión proporcionan también una parte de la iluminación necesaria por la noche a esa zona del parque, mediante leds de bajo consumo. Por último, proponemos una lámina de pocos centímetros, que permita el chapoteo y evite los accidentes, proporcione reflejos del entorno y permitiendo que en caso de realización de eventos o espectáculos en la plaza se puedan desactivar las fuentes para la utilización del espacio.

Accesibilidad transversal

Realizado el análisis de circulaciones y flujo de usuarios, proponemos la remodelación y adecuación de las escaleras y rampas que dan acceso al parque como primera medida para incentivar el movimiento de las personas, con especial hincapié en aquéllas con movilidad reducida. De esta forma, se ensanchan las rampas hasta los 3,5m y su pendiente se reduce hasta un 6%, evitando así crear mesetas que nos aparten de la idea de camino en pendiente, además de cumplir holgadamente con el ancho de paso libre establecido en la normativa estatal*.

También es importante subrayar la prolongación de la terraza de la Piscina Municipal y Biblioteca, y su apertura hacia el extremo norte del parque, permitiendo así un nuevo recorrido de conexión entre ambas vías por detrás del edificio del teatro, y que permite el cruce sin necesidad de subir y bajar escalones. La marcada dirección longitudinal del parque y su orientación hacia los equipamientos culturales implica que los nuevos itinerarios deban invitar al paso en sentido perpendicular, mediante una mayor anchura libre, mejor iluminación y reducción del recorrido.

* La normativa estatal indica que 180 cm. es el ancho de paso libre para dos sillas de ruedas que transiten en sentido contrario (pag 187). Manual de accesibilidad para espacios públicos urbanizados del Ayto de Madrid. Versión Julio de 2016

 

Organización de espacios para tener un parque colectivo

Entendemos que el parque de la Vaguada es un espacio del que todo el mundo debe disfrutar, pero cada colectivo debe tener su espacio propio para no interferir en las actividades de los demás. Por ello, agrupamos usos dependiendo de las necesidades de cada uno, así como otros factores como pueden ser la iluminación que necesita cada actividad, la cercanía o relación con los equipamientos culturales, su tamaño y asiduidad, etcétera.

De este modo, unimos los usos que creemos tendrán una importante afluencia de usuarios, así como una utilización más ruidosa, como pueden ser la zona para perros, el parque de skate o la zona de deportes para jóvenes, situadas lo suficientemente cerca de los equipamientos culturales, pero al mismo tiempo, sin interferir en la tranquilidad que requiere la biblioteca. Además, creemos importante hacer hincapié en la relación con otras generaciones, por lo que es en esta banda activa donde se sitúa una zona enfocada al ocio de las personas mayores, con canchas de petanca, un pabellón de baños y mesas de juego.

Es importante puntualizar en la dimensión de cada área teniendo en cuenta su afluencia y público. Es por ello que proponemos la introducción de una zona extra para niños en una de las bandas interiores del parque, cercana a fuentes y bancos y cubiertas por masas vegetales. Por último, una parte de la terraza será destinada a gimnasio al aire libre, con máquinas y mobiliario que permitan desarrollar actividades físicas de poca intensidad.

 

Teatro de Madrid

Actualmente clausurado, la reapertura del Teatro de Madrid y su consolidación como contenedor cultural podrían suponer para el parque de la Vaguada una oportunidad única no sólo para el barrio del Pilar y sus vecinos, sino también para los vecindarios cercanos. Para ello, es necesario poner en valor el teatro como equipamiento, dignificando su entrada y relacionando la totalidad del edificio con la plaza en la que se encuentra, dotándola de mobiliario como aparcabicis y bancos que incentiven la presencia de público.

La relación entre el parque de la Vaguada y el teatro de Madrid es recíproca: El parque de la Vaguada necesita el funcionamiento pleno del Teatro de Madrid, así como éste necesita de la singularidad y dinamismo del parque y su plaza, llenos de gente dispuesta a disfrutar de programación al aire libre y actividades culturales.

Confort térmico y acústico

El confort tanto térmico como acústico del parque son resultado de combinar diferentes elementos y utilizarlos a favor tanto de las zonas existentes como de las nuevas que se proponen. Por un lado, la colocación de una banda de actividad en la vía norte del parque, con acceso desde la M-30 y cuyos usos están ligados a un mayor movimiento y ruido de sus usuarios, como son la zona deportiva enfocada a jóvenes, la zona de skate o área para caninos.

De esta forma, su uso no queda supeditado a la tranquilidad de la biblioteca ni la zona de estancia junto al nuevo estanque. Es precisamente bajo la gran pérgola donde el ruido se atenúa gracias al sonido del agua y la amortiguación de la masa de arbolado. La gran cantidad de zonas verdes y la variedad de especies vegetales, permiten no sólo mantener una adecuada calidad acústica del entorno, mediante la fauna que la habita y la disminución del ruido ambiental gracias a su frondosidad, sino que además, gradúa la temperatura del parque conforme uno se adentra en la masa arbolada.

 

Seguridad

La mejora de la seguridad en el parque de la Vaguada depende de varios factores muy sencillos, y que son resultado del resto de decisiones tomadas para mejorar aspectos como la accesibilidad, la relación entre las diferentes actividades y la inclusión en el entorno. Por una parte, se propone una mejora de los espacios públicos, dotándolos de mayor atractivo mediante fuentes, arbolado y mejora del mobiliario urbano.

Los lugares amplios para caminar inspiran mayor seguridad, por lo que todos los caminos, rampas y escaleras se ensanchan para permitir mayor espacio libre, y éstos siempre desembocan a espacios abiertos con amplia visibilidad, tanto en el mismo nivel, como en cotas superiores e inferiores.

En cuanto a la iluminación, además de la propia de los equipamientos culturales, los elementos singulares de la propuesta como son el estanque bajo la gran pérgola, la banda activa o las nuevas zonas para niños cuentan con iluminación que otorga visibilidad y aporta confianza no sólo en dicha área, sino también en los caminos y accesos que las rodean. Una iluminación homogénea de un mínimo de 20 lux será necesaria.

 

¡SUERTE! Y QUE GANE EL MEJOR