Eva Robles entrevista a Guillermo Zapata, concejal-presidente de Fuencarral-El Pardo por Ahora Madrid

Por Eva Robles

La directora de Grupo Vaguada, Eva Robles, se acerca al despacho del concejal-presidente para charlar un rato con Guillermo Zapata. Nada más que curiosidad, saber cómo le va en el gobierno de este distrito Fuencarral-El Pardo que preside a la vez que el distrito de Villaverde. Conocer un poco más a la persona que toma las decisiones y gestiona los dineros de un distrito tan importante en la capital del reino, y así poder contarlo a los lectores del periódico Vaguada. Aprovechamos esta oportunidad para iniciar una ronda de entrevistas con todos los Grupos Municipales con representación en la Junta Municipal de nuestro distrito.

A pesar de que quería ser panadero, “porque me gustaba mucho el pan y una panadería me parecía el mejor sitio para estar del mundo, luego pensé en una papelería porque estaba todo muy ordenado y esto me parecía fascinante”, también pensó en ser taxista, aunque le gustaba mucho escribir y se hizo guionista. Ahora, dirige el destino, a priori, durante los cuatro años de esta legislatura de un distrito madrileño con una población cercana ya a los 240.000 habitantes; ocho barrios; con una superficie de 237.810 kilómetros cuadrados, el segundo en extensión en Madrid y primero más densamente poblado de Europa con 925,5 hab/km².

Pero, se siente seguro y capaz de afrontarlo porque dice que “somos de una generación que tenemos muchas vidas profesionales” y en la suya actual de aquí a cinco años se ve acabando la legislatura y ayudando a ganar las selecciones desde donde le toque en Ahora Madrid. “Si no ocurre, me veo escribiendo guiones y volviendo a hacer lo que hacía antes de ser Concejal” – nos cuenta con cara nostálgica.

Vive de manera muy frustrante toda esta vivencia de “esto es imposible. El “no se puede” no lo llevo nada bien””. Porque lo que más aprecia del ser humano es la inteligencia, la astucia, la capacidad de la gente para resolver un problema, “me resulta muy atractiva la gente que es osada, que no dice esto no se puede hacer”.

Sus aficiones también describen su trayectoria vital, el cine, escribir, leer y los juegos de mesa y de estrategia. Está de acuerdo con Albert Einstein es eso que es más importante la imaginación que el conocimiento y no se lleva nada bien con el egoísmo.

No ha encontrado a lo largo de su vida aún nada que no perdonar, “no tengo rencor, no soy nada rencoroso”; aunque “sí, me arrepiento de cosas a nivel personal, circunstancias en las que tenía que haber estado a un nivel que no he estado”. Haciendo un cómputo global sobre sus problemas judiciales respecto a su pasado en Redes Sociales, que todos ya conocemos, nos dice que “lo llevo bastante bien, diría que me ha afectado poco al trabajo, a mi vida personal; ha afectado pero no de una manera determinante. No he salido del proceso con rencor y quizás sobre todo un sentimiento de estar abrumado y sentirme responsable en la relación con mis compañeros. Esto que yo hice está generando un lío, que no solo me afecta a mi, sino que afecta a otros compañeros que no lo sabían”.

En cuanto a las personas que citaba en los tuits… “ya les dije que lo sentía. He tenido la oportunidad de disculparme con normalidad y naturalidad. En concreto con las víctimas del terrorismo me he reunido y he podido disculparme cara a cara. Y por tanto con este tipo de cosas, lo que cabe, si alguien se ha sentido ofendido por algo que yo he dicho se le pide perdón evidentemente. Es lo mínimo, por educación, por empatía… por todas estas cuestiones”.

 

A continuación como el resto de sus compañeros en la arena política del distrito, Guillermo Zapata nos cuenta como ve desde su puesto en la Concejalía los asuntos del barrio.

 

¿Qué haría para mejorar el distrito Fuencarral-El Pardo?

Señalaría tres cuestiones. Primero reequilibrar los distintos barrios del distrito porque es un distrito muy diverso. Es fundamental que todos los nuevos desarrollos, Montecarmelo, Las Tablas… tengan acceso a las infraestructuras que se merecen.

En segundo lugar, zonas del distrito que han quedado abandonadas por el tiempo haya procesos de regeneración urbana, pensando en las personas mayores del distrito y su movilidad.

Y en un tercer lugar, todo lo que  tiene que ver con políticas de bienestar, entendiendo por ello aquellas que permiten acceso a la vivienda de los jóvenes, que no se vayan a otros distritos a vivir, por ejemplo, con políticas de alquiler decentes. Políticas de empleo razonables que hay que estimular en algunas zonas del distrito y el de la cohesión social, pasa principalmente, desde las competencias que tenemos en la Junta Municipal, relacionada con los servicios sociales que tengan más capacidad de intervención, aumentando el presupuesto.

Añadiría dos cuestiones, una que me parece fundamental: el desbloqueo de la zona norte de Madrid con la propuesta que hemos lanzado de Madrid Puerta Norte. Otro aspecto sería la rehabilitación del Teatro de Madrid, proceso largo que ocupará más de una legislatura, ya que lleva mucho tiempo cerrado. Ahora hacemos una primera fase para abrir una parte pequeña y entre este año y el 2020 se realizarán unas obras muy intensas para que el teatro vuelva a recuperar la importancia que tiene. Se mantendrá su singularidad, respecto al ballet , danza y artes escénicas como estaba antes, según hemos hablado en la Comisión de Cultura.

 

¿Qué le sobra al distrito?

En general a los distritos no les sobran cosas. Pero, a este distrito le sobra tráfico, tenemos que encontrar un modelo de movilidad más sostenible, creo que es fundamental desde el punto de vista de la salud, del confort y del bienestar. Encontrar otras maneras, y esto pasa por lo que explicaba anteriormente, el desbloqueo del norte de Madrid, como el generar rutas ciclistas, mejorar la movilidad interna dentro del distrito… y tener circuitos lo más razonables posibles. Porque estamos ante uno de los desafíos, no solo en el distrito, sino planetarios, en cuanto al cuidado del medioambiente en las ciudades. Que la contaminación vinculada a la circulación de coches en las ciudades deje de afectarnos a nivel de salud. Tengo asma, lo vivo en primerísima persona y creo que es una asunto fundamental. Pero, en general creo que no sobra nada. Un modelo de movilidad que permita a la gente no depender del coche para desplazarse es lo que falta en Fuencarral-El Pardo y en toda la ciudad de Madrid. 

 

¿Qué le falta al distrito?

Infraestructuras culturales y específicamente para la gente joven en algunas zonas del distrito, lo que tiene que ver con competencias municipales. Creo que le falta mejoras en algunas zonas de calzadas, aceras que llevan mucho tiempo sin cuidarse adecuadamente.

Una de las cosas que tenemos pendientes es una descentralización fuerte de las competencias del Ayuntamiento de las Juntas de Distrito para que éstas pasen de ser un embajada, que es lo que son ahora, a ser un ayuntamiento. Las cuestiones del día a día se tendrían que poder resolver desde una Junta Municipal, el alumbrado, un parque, las aceras… sería lo que tendríamos que poder arreglar directamente.

 

¿Para qué decide dedicarse a la política? ¿Tiene aspiraciones de dedicarse a un puesto a nivel nacional?

Desde el punto de vista personal la política que me interesa es la municipal. Yo no tengo un interés en dedicarme a escalas políticas superiores, la comunidad o el estado. Creo que es desde la política municipal, de la política de ciudades desde donde se pueden realizar cambios que afecten realmente al ciudadano. Los cambios en lo cotidiano de la vida son absolutamente fundamentales, tenemos una ciudad que tiene competencias para mejorar la vida de la gente sin recurrir a instancias más altas. Creo que es importante que haya políticos preocupados en la escala local de manera exclusiva. Y fuerzas políticas que nazcan no con la intención de ir a una cuestión autonómica o nacional, sino que se quieren ocupar de sus ciudades, esto me parece muy bueno y muy positivo.

 

¿Qué hacía antes de este puesto?

Guionista de televisión y escritor. Yo he estado toda mi vida vinculado a cuestiones políticas a nivel personal, no profesional. En un momento dado después del 15M se planteó en nuestro país la necesidad de una manera distinta de hacer política, pensábamos la política de otra manera, que la gente común y corriente pudiéramos participar en los asuntos comunes y ahí empezaron procesos y yo ahí quise participar.

Si uno está participando en un proceso para organizar una candidatura tiene que ser responsable y cuando toca dar el paso al frente hay que asumir el puesto que le toque. Siempre he tenido la idea de que me he dedicado a la política y resulta que ahora es mi profesión y que ejerzo un puesto de responsabilidad. Me lo tomo con la misma seriedad que me dedicaba a escribir guiones o escribir novelas o hacer un reportaje en un periódico. Me lo tomo muy en serio.

 

Cuando llega ¿qué estructuras se encuentra que siente que no funcionan?

Las administraciones públicas están muy atadas a procesos burocráticos, son instituciones que están diseñadas con estructuras que no son del siglo XXI. Las formas nuevas de toma de gerencia, me da igual en qué modelo, tienden a cuestiones más directas, más rápidas; donde las intermediaciones son menores, donde te relaciones directamente, donde la cuestión de la participación es un asunto central y no un problema. Es un desafío: necesitamos instituciones que funcionen de manera más sencilla, más directa y más razonable. Lo primero que te encuentras son procesos que son excesivos para cuestiones que son más sencillas de resolver.

 

Cuando le dicen que va a ser concejal de un distrito de más de 240.000  almas ¿Qué se le pasa por la cabeza?

Yo pedí este distrito, yo quería ser Concejal de Distrito, independientemente que pudiera llevar de un Área de Gobierno o no, que también me hubiera correspondido. Yo quería llevar un distrito del norte de la ciudad, porque al contrario de lo que se piensa, que no corresponde exactamente con los datos, el voto de Ahora Madrid no está más concentrado en el sur que en el norte. Siempre he creído que ganamos por la capacidad de tener el voto muy distribuido por la ciudad.

Me parecía importante trabajar en un lugar que además no fuera el distrito en el que yo estaba viviendo, eso me parecía importante. Creía que gobernar en el distrito al que estaba vinculado a los movimientos sociales de esa zona podía dar lugar a que se creyera que tomaba decisiones por motivos distintos a los que las estaba tomando. Dicho esto, conocía y conozco bien el distrito, durante un periodo de tiempo pequeño viví en Montecarmelo, conocía el tejido social, poco, pero, por ejemplo había venido a ayudar a organizar cosas en las Fiestas del Barrio del Pilar, conocía bien el desarrollo urbano de la Operación Chamartín. Había cuestiones que me llamaban mucho la atención del distrito, lo pedí y aquí estoy. 

 

Cite y enumere los grandes temas del barrio por el orden que considera prioritario actuar.

Reequilibrio-infraestructuras

Limpieza-calzadas

Inclusión social-exclusión social, como lo queramos llamar. Gente excluida por pobreza, etc. que tenemos que ir resolviendo

Mayores

 

¿Cree que el proceso de participación ciudadana planteado actualmente es correcto?. En el sentido que aún existe una gran fractura de conocimiento tecnológico. ¿Hay mucha gente que se queda fuera con los procesos de participación online?

Hay que entender que la participación ciudadana es un proceso que acompaña a otros procesos, es decir, es un complemento. Por decirlo de otra manera, su legitimidad no se sostiene en una elección por el número de personas que participan. Sino más bien sobre la posibilidad de que aquellos vecinos y vecinas que estén preocupados por una cuestión tengan un lugar donde poder decir lo que piensan del asunto y que se les tenga en cuenta. Que no es exactamente lo mismo que unas elecciones o un referéndum.

También es fundamental que un proceso de participación cuente con una pata o momentos de presencia física, no solo en la red. Incluso hay procesos, como algunos que se están llevando en la Junta en los que Internet no tiene ningún papel. Por ejemplo, más allá de convocar un taller, no se resuelve el proceso de deliberación en Internet aquí va la tercera cuestión, no es tan importante la votación, sino la deliberación, juntarte con otros y llegar a acuerdos.

Por ejemplo en el barrio de Las Tablas, estamos haciendo un proceso con la biblioteca, aquellos vecinos que les interesa pensar juntos cómo será la biblioteca de su zona, puedan juntarse y hacerlo.

Dicho esto, creo que hay una parte de los procesos de participación en los que la participación digital es muy útil, por ejemplo, un presupuesto participativo. La posibilidad de que los vecinos de este distrito o de la ciudad, decidan cómo se gasta o en qué se gasta una parte de nuestro presupuesto, creo que es muy importante. Entendiendo que hay vecinos que lo mismo les da igual, pero que aquellos que les interese, tengan de la manera más fácil posible el participar. Para que los procesos de participación funcionen tienen que ser lo más vinculantes posible y  además tener las reglas muy claras. Si tu dices que vas a abrir una mesa donde van a salir las cuestiones fundamentales para arreglar un parque, es importante que lo que salga de ahí se haga, dentro de las posibilidades técnicas. Porque sino la próxima vez que propongas algo la gente no irá, es importante que esa escucha sea útil.

También es importante que haya técnicos que digan esto que estáis proponiendo no se puede hacer, hay que hacerlo de esta manera, para que también haya una pedagogía, un aprendizaje.

 

En cuanto a la ejecución del presupuesto en la parte de inversiones…

Los procesos que hemos puesto en marcha, los datos que tenemos de nuestro dinero comprometido está en unas cifras sumamente altas. No estoy preocupado, las cosas que hemos dicho que se van a hacer, dentro de nuestras competencias, se van a hacer.  No me preocupa.

 

¿Qué se nos va a quedar en el tintero?

Avanzar en esa descentralización de la que hablaba antes. El poder poner en marcha nosotros, como Junta Municipal esos procesos que hemos tratado a lo largo de la entrevista.

 

Mensaje para los vecinos de Fuencarral-El Pardo para este 2017

Espero que una serie de proyectos que llevan unos procesos muy invisibles por parte de la Junta se hagan visibles. Deseo que todos los vecinos y vecinas de Fuencarral-El Pardo tengan un 2017 estupendo, que tengan los menos problemas posibles y que si necesitan a la Junta de Distrito para algo, que estamos ahí para oírles, para ayudarles, acompañarles o echarles una mano, que es nuestro trabajo.