Granada, a través de los ojos del pintor andaluz Amalio García del Moral

El Hotel Alhambra Palace de Granada celebró una exposición del artista Amalio García del Moral en 1969, en la que se vendió uno de sus cuadros estrella: ‘Setenil de las bodegas’, que representa la idiosincrasia del pueblo andaluz. Además de contar con obras de arte en reconocidos museos españoles, este pintor inaugura su colección ‘Paisajes’ mañana 8 de septiembre en su Museo-Fundación de Sevilla, donde podrán conocerse la técnica y materiales que utilizaba, así como descubrir la visión tan especial que tenía del mundo y cómo transmitía sus sentimientos y emociones a través de la pintura.

Amalio García del Moral, apodado ‘el Lorca de la pintura’, nació en Granada en 1922. Mucho le han servido los colores y costumbres de esta ciudad para inspirarse a la hora de crear sus obras de arte, que pintó representando la fuerza de los paisajes granadinos, los que tenía más cerca: la luz que reflejan los muros de piedra, los colores verdes de los campos y las construcciones centenarias colosales.

Este artista andaluz tiene una gran conexión, además de bonita, con el Hotel Alhambra Palace de la ciudad, ya que en él expuso su obra ‘Setenil de las bodegas’ en el año 1969, que vendió por 131,00 dólares a Theo Lang, una habitante de Illinois, como bien quedó reflejado en el acuerdo firmado en aquella época. Esta se ha convertido años después en uno de los emblemas del pueblo gaditano gracias a las escenas típicamente costumbristas andaluzas que representó el pintor desde su estudio de la ciudad nazarí.

‘Setenil de las bodegas’ conforma una de las tres pinturas con las que García del Moral mostró su fascinación por “uno de los pueblos más insólitos de la sobrecogedora Andalucía”. Con ellas logró captar la magia y el encanto de un lugar “levantado entre rocas y tajos” que hipnotizaba a todos los artistas que lo conocían.

Su extensa y reconocida obra pictórica, que desarrolló en grandes ciudades como la propia Granada, Madrid, Sevilla, París y Tánger, entre la que se incluyen hasta 365 interpretaciones pictóricas de la Giralda sevillana, está repartida en grandes instituciones, como el Museo Reina Sofía o la Casa de Alba. Algunos de estos cuadros disponen de texturas propias e incluso de aromas poderosos a azahar e incienso que el artista utilizaba para ofrecer una experiencia única para todos los sentidos.

Para hacer un repaso a su trayectoria -grabados, dibujos, cuadros, morfismas, tactopinturas, sonopinturas…-, puede visitarse la exposición ‘Paisajes’ que se inaugurará mañana día 8 en su Museo-Fundación de cuatro plantas situado en la judería de la plaza del Barrio de Santa Cruz de Sevilla. A través de estas obras, en las que pueden observarse diferentes lugares captados de día y de noche, en invierno y verano, el visitante podrá adentrarse en la visión, los sentimientos y emociones que el artista plasmó en sus obras, que son el latir de su tierra, Andalucía.